Maternidad

Material sensible y maternidad

foto bebé
 

El martes compartí esta foto en la cuenta de Twitter de Meraki Journals, colgué la misma en Instagram y Facebook. Es una de mis fotos favoritas de las primeras horas con Miquel, aún estábamos en el hospital y es un primer plano de sus piesesitos desnudos acurrucados entre mis brazos. No sé por qué, Twitter decidió que era contenido sensible y la foto no se mostraba en el timeline.

Busqué información sobre el bloqueo de fotos en esta red social pero no encontré nada claro. Como siempre, este tipo de políticas son totalmente opacas y no ofrecen ningún tipo de información detallada para los usuarios, ni ningún contacto que pueda explicarte un poco más.

He estado intentado descubrir en qué debe basarse este modelo automático de bloqueo de contenido de Twitter. Lo único que se me ocurre es que en la foto predomina el color rosita de la carne. La conclusión del “algoritmo” debe haber sido: foto rosa, mucha carne a la vista, seguro que es inapropiado. Ya ni tan solo llega a la altura del pezón en Instagram.

La verdad es que me importan poco los detalles concretos del funcionamiento del “vigilante de lo inapropiado” en Twitter. Lo que sí que me importa es ver a qué nivel hemos llegado con todo este tema. Hasta qué punto es considerado material sensible enseñar mucha carne en una foto, hasta qué punto un algoritmo automático tiene el poder de decidir lo que está bien y lo que está mal sin ninguna revisión de un humano por detrás y hasta qué punto algo se etiqueta como inapropiado sin que haya ofendido a nadie antes.

Creo que estamos creando una visión demasiado naíf de la realidad que nos rodea. Lo mismo nos pasa con la maternidad. Nos escandalizamos cuando alguien cuenta lo duro que es ser madre y padre, de las noches sin dormir, de la libertad que pierdes, de todo lo que dejas de hacer…. Como si pensáramos que tener un hijo fuera un cuento de hadas y todo fuera perfecto. No lo es. Creo que nuestras madres y nuestras abuelas eran mucho más conscientes de esto que nosotras. Quizá si buscáramos más el consejo en ellas y menos en perfiles de redes sociales, libros y blogs tendríamos una visión mucho más realista de lo que significa tener una familia, tendríamos más los pies en la tierra y menos la cabeza en las nubes, no estaríamos dando mil vueltas a todas las decisiones que tomamos como madres… seguiríamos mejor nuestro instinto. Nos relajaríamos un poco más.

La vida no es perfecta, y no es necesario que lo sea, ¡no por ello deja de ser bonita y maravillosa…! Ser madre es difícil, pero qué experiencia tan gratificante que es a su vez. Al igual que mi foto favorita con Miquel. Sí, es todo carne, tal cual, sin muchos adornos más. Y qué bonita es 🙂

Un abrazo,

Marta.

 

P.D: Si queréis ver más contenidos sobre maternidad os dejo algunos posts más aquí y aquí. Si os apetece, os espero en los comentarios 😉

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *